Blog personal donde intentaré transmitir la fuerza de mi fe, aquella que me sostiene e impulsa a ser quien soy. Espero sirva además para contagiar la alegría del conocimiento del Evangelio de Jesucristo, las buenas nuevas de resurrección y vida eterna.

Enseñanzas del presidente Spencer W. Kimball

Un glorioso milagro espera a toda alma que esté dispuesta a cambiar. El arrepentimiento y el perdón tornan la noche más tenebrosa en un día refulgente. Cuando las almas renacen, cuando se cambian vidas, entonces llega el gran milagro para embellecer e impartir calor y elevar. Cuando ha amenazado la muerte espiritual y en su lugar ahora hay revivificación, cuando la vida desaloja a la muerte, cuando eso sucede, es el milagro de milagros. Y estos milagros tan grandes jamás cesarán mientras haya una persona que aplique el poder redentor del Salvador, junto con sus propias buenas obras, para efectuar su renacimiento…

La esencia del milagro del perdón es que trae paz al alma previamente ansiosa, inquieta, frustrada y tal vez atormentada. En un mundo de tumultos y contiendas, esa paz ciertamente es un don de valor incalculable 3 .

No es fácil estar en paz en el mundo turbado que hoy conocemos. La paz, necesariamente, es una adquisición personal… sólo se puede lograr conservando continuamente una actitud de arrepentimiento, buscando el perdón de los pecados, tanto grandes como pequeños, y con ello aproximándose a Dios cada vez más. Para los miembros de la Iglesia, ésta es la esencia de su preparación, de estar listos para recibir al Salvador cuando Él venga… Habrá paz en el corazón de aquellos que estén preparados. Participarán de la bendición que el Salvador prometió a Sus Apóstoles: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” (Juan 14:27).

[Uno de los propósitos] de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es llamar a la gente por doquier al arrepentimiento. Aquellos que presten atención, bien sean miembros de la Iglesia o no, podrán participar del milagro del perdón. Dios limpiará de sus ojos las lágrimas de angustia, de remordimiento, de consternación, de temor y de culpabilidad. Los ojos enjugados reemplazarán a los húmedos, y habrá sonrisas de satisfacción en lugar de miradas inquietas y ansiosas.

¡Qué alivio! ¡Qué consuelo! ¡Qué gozo! Los que se encuentran bajo la carga de transgresiones y aflicciones y pecados pueden ser perdonados, limpiados y purificados si se vuelven a su Señor, aprenden de Él y guardan Sus mandamientos. Y todos nosotros, que tenemos necesidad de arrepentirnos de las imprudencias y debilidades diarias, igualmente podemos participar en este milagro.

Anuncios

Gracias por tu comentario!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: