Blog personal donde intentaré transmitir la fuerza de mi fe, aquella que me sostiene e impulsa a ser quien soy. Espero sirva además para contagiar la alegría del conocimiento del Evangelio de Jesucristo, las buenas nuevas de resurrección y vida eterna.

Archivo para la Categoría "Escrituras"

Guía, consuelo, respuestas…

Leyendo y meditando sobre un problema que estamos viviendo en estos días, encontré estos versículos. El Espíritu me dice que he actuado bien y que el Señor no me abandonará. Sé que son una respuesta a mis oraciones y una promesa que puedo ver realizada algún día. Así sea.

D y C 112:9 Tu voz será un reproche al transgresor; y ante tu reprensión cese la perversidad de la lengua del calumniador.

10 Sé humilde; y el Señor tu Dios te llevará de la mano y dará respuesta a tus oraciones.

11 Conozco tu corazón y he oído tus oraciones concernientes a tus hermanos. No seas parcial con ellos, amándolos más que a muchos otros, antes sea tu amor por ellos como por ti mismo; y abunde tu amor por todos los hombres y por todos los que aman mi nombre.

13 Y después de sus tentaciones y de mucha tribulación, he aquí, yo, el Señor, los buscaré; y si no se obstina su corazón ni se endurece su cerviz en contra de mí, serán convertidos y yo los sanaré.

Anuncios

“Príncipe de Paz que calmó la tempestad en el mar de Galilea, tiene el poder de calmar las tormentas de nuestra vida”

“La fe firme se convierte en un ancla segura para nuestra vida. Una fe firme en un Dios personal, iluminará nuestro camino como si fuera el faro del Señor”.

“Guíense por el faro del Señor; no hay niebla lo suficientemente densa, ni noche tan oscura, ni vendaval lo bastante fuerte, ni marinero tan perdido que Su luz no pueda rescatar.”

Pte. Thomas S. Monson.

“Aprende de mí y escucha mis palabras;

camina en la mansedumbre de mi Espíritu,

y en mí tendrás paz”. D. y C 19:23

¿No tenemos razón para regocijarnos?

Este mensaje lo escribí en marzo de 2008 y lo. pronuncié el domingo 16 de ese mes en un discurso en la capilla del Barrio Santa Lucía, Canelones.  Nuestra situación ha cambiado, sin embargo el mensaje es el mismo. Aquí lo comparto para recordarles y recordame que los convenios son sagrados y Su palabra es inmutable.

“”A causa de la afección de columna de mi esposo, últimamente ha pasado muchas horas mirando videos, leyendo y viendo los informativos de televisión para pasar el tiempo. Hace algunos días atrás discutió con uno de mis hijos porque éste quería escuchar música y no lo dejaba a él ver el informativo. Un par de días más tarde le dijo: “tenés razón, es preferible escuchar música o hacer cualquier otra cosa antes que ver los horrores que vemos en las noticias”. Cada día vemos que suceden cosas espantosas, los hombres cometen las atrocidades más inimaginables. Todos los días se escucha acerca de dolor, sufrimiento, tristezas y cosas por el estilo.

En las escrituras podemos leer que todo lo que está sucediendo ya fue profetizado por los enviados del Señor. El profeta Mormón escribió: “Sí, sucederá en un día en que se oirá de fuegos, y tempestades, y vapores de humo en países extranjeros; y también se oirá de guerras y rumores de guerras y terremotos en diversos lugares. Sí, sucederá en un día en que habrá grandes contaminaciones sobre la superficie de la tierra: habrá asesinatos, y robos, y mentiras, y engaños, y fornicaciones, y toda clase de abominaciones…” (Mormón 8:29-31).

Sin embargo los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días no debemos sentir temor, ni miedo, ni preocupación. En la Liahona de la conferencia de octubre del año pasado, el Élder Dieter F. Uchtdorf cuenta que cuando era niño, durante la Segunda Guerra Mundial, vivió momentos realmente muy duros. Su padre estaba en el ejército y él y su madre se comprometieron a que si debían separarse se reunirían en el pueblo natal de sus abuelos. El viaje se hizo largo y durante muchos días la madre y los niños viajaron rumbo a la casa de sus abuelos. El padre regresó ileso, pero la estaban pasando muy mal. Fue entonces cuando conocieron La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y todo empezó a cambiar desde entonces. El mundo no cambió pero la familia Uchtdorf sí cambió. Ahora había alguien con ellos que les ayudaría a soportar las pesadas cargas de la vida.

Dice el Elder Uchtdorf: “Dondequiera que vivan en la tierra, y cualquiera que sea la situación en la que vivan, les testifico que el Evangelio de Jesucristo tiene el poder divino de elevarles a grandes alturas desde lo que a veces parece ser una carga o debilidad insoportables. El Señor está al tanto de sus circunstancias y sus tribulaciones.”

Y ¿qué es el Evangelio de Jesucristo? Tenemos la mejor definición. Evangelio es un vocablo griego que significa “buenas nuevas”. Y esas buenas noticias son que la expiación de Jesucristo redimirá a todo el género humano de la muerte y se recompensará a toda persona de acuerdo con sus propias obras, y así llevar a cabo la inmortalidad y vida eterna del hombre. Los elementos fundamentales del Evangelio se pueden leer claramente en los cuatro primeros Artículos de Fe y son:

Primero, fe en el Señor Jesucristo.

Segundo, arrepentimiento y cambio en el modo de pensar.

Tercero, el bautismo por inmersión para remisión de los pecados.

Cuarto, imposición de manos para comunicar el don del Espíritu Santo.

Pero si bien todo esto es importante no es suficiente para recibir las bendiciones eternas del Evangelio; debemos perseverar hasta el fin. Nos recuerda el Élder Uchtdorf: “y si guardas mis mandamientos y perseveras hasta el fin, tendrás la vida eterna que es el mayor de todos los dones de Dios.”(D. y C. 14:7). Cuenta que cuando era niño, pensaba que perseverar hasta el fin era mantenerse despierto hasta el fin de la reunión sacramental. Cuando fue un joven observó a los ancianos de la iglesia y vio que para ellos perseverar hasta el fin era tratar de llegar dignos y firmes hasta el final de sus días en la tierra.

Y perseverar hasta el fin no significa ver transcurrir la vida pasivamente, sin hacer nada. Dice él que “la nuestra es una religión activa que ayuda los hijos de Dios a lo largo del camino estrecho y angosto a lograr su pleno potencial durante esta vida y regresar a Él algún día…La nuestra es una religión llena de gozo, de esperanza, fortaleza y liberación.”

Los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días nos caracterizamos por tener siempre una sonrisa en el rostro. No importa las circunstancias que nos toque vivir siempre estamos felices. Hace poco más de un año, cuando mi padre atravesaba una dura enfermedad, yo debía traerle un tubo de oxígeno, un par de veces a la semana, para que tuviera para vivir un tiempo más. El tubo pesaba 75kg vacío y llevaba una carga de 150kg más del precioso gas. Yo lo subía a un carro que un vecino me prestaba y lo arrastraba vacío algunas cuadras hasta la policlínica y de allí cargado hasta mi casa. Recordé varias veces a mi profesora de Geografía del liceo. Ella nos había enseñado que el verano y el invierno son las dos estaciones más lluviosas en el Uruguay. Y entonces deseaba que mi padre no se hubiera enfermado en verano, porque cada vez que tenía que cargar el tubo la noche anterior había llovido copiosamente y las ruedas del carro se enterraban en el barro. Las vecinas me saludaban con preocupación y con lástima y yo oía que decían “ayy, pobre”. Pero yo les respondía siempre un “Buen día, qué tal?” con una sonrisa enorme. Y juro que no era fingida, sino por el contrario era muy sincera. En mi corazón agradecía secretamente las bendiciones que nuestro Padre Celestial me daba, por poder tener buenas piernas y fuertes brazos para ayudar a mi padre en su sufrir. Mi corazón lleno de la paz de Jesucristo, rebozaba  de gozo por el servicio. Y como dice el refrán “la caridad bien entendida empieza por casa” y que mejor servicio que el socorrer a mi propio padre. Eso se llama vivir el Evangelio. La felicidad es vivir nuestra religión.

Acerca de esto encontré un texto hermoso en el manual del Presidente Brigham Young. Dice así: “¿Dónde está la felicidad, la verdadera felicidad? En ningún lugar sino en Dios. Al poseer el espíritu de nuestra santa religión somos felices por la mañana, felices al mediodía y felices por la tarde; porque el espíritu del amor y de la unión está en nosotros y nos regocijamos en el espíritu porque es de Dios, y nos regocijamos en Dios porque Él es quien nos da todas las cosas buenas. Todo Santo de los Últimos Días que haya experimentado el amor de Dios en su corazón después de haber recibido la remisión de sus pecados mediante el bautismo y la imposición de manos, comprende que en sí mismo abunda el gozo, la felicidad y el consuelo. Podría si fuese necesario, estar sufriendo, encontrarse en el error, en la pobreza o en la prisión, pero aún así se regocija””Hay una sola forma por la que los Santos de los Últimos Días pueden ser felices y consiste en simplemente vivir su religión, o en otras palabras, creer en cada parte del Evangelio de Jesucristo, obedecer con íntegro propósito de corazón el Evangelio de libertad, el cual en verdad nos hace libres.”

Hace algunos días atrás, el Hermano Camacho, mientras nos preparaba a mi esposo y a mí para recibir nuestra investidura y el sellamiento en el Templo nos enseñó que somos conocidos como el “pueblo del convenio” y yo me atrevo a agregar que también somos “el pueblo feliz”. Esa sonrisa que nos caracteriza es la sonrisa que Jesucristo imprime en nuestro rostro cuando somos fieles, dignos y observamos sus mandamientos. Es por eso que aunque mi esposo no puede caminar y le aquejan terribles dolores, el próximo viernes asistiremos juntos al templo para hacer nuevos convenios. Aunque tenga que ser en silla de ruedas mi esposo irá y podremos recibir la promesa de que si somos perseverantes hasta el fin podremos tener nuestra familia eterna.

Somos un pueblo de convenios y promesas, y Jesucristo, quien es cabeza de esta iglesia y la dirige con amor, nos ha dado su Evangelio para que tengamos éxito. Nos ha prometido cosas tan hermosas como la siguiente: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mateo 11:28) “Porque los montes desaparecerán y los collados serán quitados, pero mi bondad no se apartará de ti…” (3Nefi 22:10) “y con misericordia eterna tendré compasión de ti, dice el Señor tu Redentor” (3Nefi 22:8). Y como si todas estas palabras no fueran suficientes también leemos: “Aprende de mí y escucha mis palabras, camina en la mansedumbre de mi Espíritu, y en mí tendrás paz.” (D. y C.19:23). “Ora siempre, y derramaré mi Espíritu sobre ti, y grande será tu bendición, sí, más grande que si lograras los tesoros de la tierra…”(D. y C.19:38). “He aquí, ¿puedes leer esto sin regocijarte y sin que se exalte tu corazón de alegría? (D. y C.19:39).

Yo se que ustedes al igual que yo se regocijan al leer estas escrituras tan alentadoras y se que vuestro corazón como el mío se exalta con palabras tan hermosas. Lean y podrán sentir cómo la sola lectura de estas escrituras es suficiente motivo para regocijarnos.

Comparto este testimonio, en el sagrado nombre de nuestro Salvador y Redentor, nuestro Señor Jesucristo. Amén.””

El milagro del perdón nos brinda paz y nos ayuda a acercarnos más a Dios.

Enseñanzas del presidente Spencer W. Kimball

Un glorioso milagro espera a toda alma que esté dispuesta a cambiar. El arrepentimiento y el perdón tornan la noche más tenebrosa en un día refulgente. Cuando las almas renacen, cuando se cambian vidas, entonces llega el gran milagro para embellecer e impartir calor y elevar. Cuando ha amenazado la muerte espiritual y en su lugar ahora hay revivificación, cuando la vida desaloja a la muerte, cuando eso sucede, es el milagro de milagros. Y estos milagros tan grandes jamás cesarán mientras haya una persona que aplique el poder redentor del Salvador, junto con sus propias buenas obras, para efectuar su renacimiento…

La esencia del milagro del perdón es que trae paz al alma previamente ansiosa, inquieta, frustrada y tal vez atormentada. En un mundo de tumultos y contiendas, esa paz ciertamente es un don de valor incalculable 3 .

No es fácil estar en paz en el mundo turbado que hoy conocemos. La paz, necesariamente, es una adquisición personal… sólo se puede lograr conservando continuamente una actitud de arrepentimiento, buscando el perdón de los pecados, tanto grandes como pequeños, y con ello aproximándose a Dios cada vez más. Para los miembros de la Iglesia, ésta es la esencia de su preparación, de estar listos para recibir al Salvador cuando Él venga… Habrá paz en el corazón de aquellos que estén preparados. Participarán de la bendición que el Salvador prometió a Sus Apóstoles: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” (Juan 14:27).

[Uno de los propósitos] de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es llamar a la gente por doquier al arrepentimiento. Aquellos que presten atención, bien sean miembros de la Iglesia o no, podrán participar del milagro del perdón. Dios limpiará de sus ojos las lágrimas de angustia, de remordimiento, de consternación, de temor y de culpabilidad. Los ojos enjugados reemplazarán a los húmedos, y habrá sonrisas de satisfacción en lugar de miradas inquietas y ansiosas.

¡Qué alivio! ¡Qué consuelo! ¡Qué gozo! Los que se encuentran bajo la carga de transgresiones y aflicciones y pecados pueden ser perdonados, limpiados y purificados si se vuelven a su Señor, aprenden de Él y guardan Sus mandamientos. Y todos nosotros, que tenemos necesidad de arrepentirnos de las imprudencias y debilidades diarias, igualmente podemos participar en este milagro.

Nuestra principal responsabilidad

Prepararnos para

presentarnos ante Dios

Hace treinta y nueve años un misionero uruguayo y dos norteamericanos caminaban predicando puerta a puerta por las calles de Barros Blancos, hoy pueblo Gral Artigas, a cinco kilómetros de Pando. Pasaron de largo por mi casa, pero unos cuantos pasos después el uruguayo sintió que debía volver y llamar. Y no dudó un instante, volvió y llamó. Atendió mi madre, él le dejó un folleto que hablaba sobre José Smith y algunos días después volvieron y comenzaron las “charlas”. Toda mi familia aceptó bautizarse unas semanas después. La capilla de Pando funcionaba en una casona vieja y no tenía pileta bautismal, así que los bautismos se realizaban en el arroyo Pando. Mi padre, mi madre, mi hermano y mi hermana caminaron siete kilómetros y medio para ir a bautizarse. Llevaron un carrito de madera cargado de platos, comida, ropa blanca, toallas, un perrito negro, que era la mascota de la familia y a mí, que en ese entonces tenía cuatro años. No tengo muchos recuerdos de ese día, excepto que había mucha alegría alrededor, había mucha gente que no conocíamos y que luego de los bautismos se reunieron a comer todos juntos y gozaron de una hermandad y un sentimiento de fraternidad muy especial.

Hace tres años, durante el funeral de mi padre, el misionero que dejó el folleto a mi madre hacía tantos  años atrás, se presentó llevando su diario personal, y nos mostró lo que había escrito aquel día. Cómo había sentido un suave susurro del Espíritu que le hizo volver para golpear a la puerta de mi casa. Y cómo decidió obedecer y actuar. Hubiera podido hacer caso omiso de lo que sintió y todo hubiera sido distinto para mi familia y para otras personas. Pero afortunadamente, obedeció.

Un par de meses luego del fallecimiento de mi padre, mi sobrino me pidió si le regalábamos su Biblia. Antes de enviársela la revisé y encontré en las hojas de adelante que mi padre había anotado la palabra HAZLO. Lo mismo hizo en las últimas hojas, anotó la palabra HAZLO. No sabía a qué se debía, pero tiempo después estudiando las enseñanzas del Presidente Spencer W. Kimball comprendí lo que significaba. El Presidente Kimball tenía en su escritorio un letrerito que decía justamente “Hazlo”. Y ese fue el mensaje de toda su vida.  A todos enseñó que lo que más importa es el hacer.

Cuando fue miembro del Quórum de los Doce Apóstoles, hizo cambiar la letra del himno “Soy un hijo de Dios”. El himno originalmente decía “Enséñenme lo que debo saber para que algún día yo con Él pueda vivir”. El Élder Kimball, le pidió a la autora que en lugar de la palabra “saber” dijera “hacer”. En español el himno dice “Enséñenme la senda a seguir para que algún día yo con Él pueda vivir”. Dijo el Presidente Kimball que “el saber no es suficiente: es preciso hacer. Dijo además que el Evangelio de Jesucristo es un estilo de vida y que se basa en la responsabilidad personal.

Y ¿cuál es esa responsabilidad personal?

Cuando éramos seres espirituales, Nuestro Padre Celestial nos propuso un plan y lo aceptamos. Y aún cuando carecemos del recuerdo de nuestra vida preterrenal, todos entendíamos el propósito para el cual estamos hoy aquí.

Si yo les preguntara a cada uno de ustedes si saben “para qué estamos aquí en la tierra”, seguro que me responderían que estamos aquí para progresar, para perfeccionarnos, para pulirnos, para llegar a ser como nuestro Jesucristo, nuestro maestro, etc. Sin embargo eso no es suficiente. Dice el Presidente Spencer W. Kimball que nuestra principal responsabilidad es prepararnos para presentarnos ante Dios. Debemos prepararnos para volver a estar en su presencia. Y eso implica mucho más que mejorarnos o perfeccionarnos, lo cual suena a veces ya de por sí, bastante difícil. Presentarnos ante Dios implica poder responderle cuánto hemos hecho en esta vida por nuestra familia, por nuestros hermanos, por nuestros amigos y demás familiares y por nosotros mismos. Cuánto hemos hecho, no cuánto hemos deseado hacer.

Vinimos a la tierra para algún día poder resucitar. Pero el milagro de la resurrección jamás lo podríamos realizar por nosotros mismos. Esa resurrección se ha puesto a nuestro alcance mediante el sacrificio expiatorio del Señor Jesucristo, el creador de esta tierra, que llevó a cabo ese servicio incomparable para nuestro beneficio. Piensen por un momento si Jesucristo no hubiera sido obediente. ¿Qué hubiera pasado? ¿Verdad que no podemos imaginarlo? Jesucristo es el ejemplo perfecto de obediencia, sacrificio y voluntad. Y dice el Presidente Kimball que el Evangelio de Jesucristo es para nosotros como un mapa que nos marca el camino para regresar a nuestro Padre Celestial.

El Señor restauró Su reino en esta época, con todos sus dones, poderes y bendiciones. Cualquier otra religión que conozcan puede tal vez ayudarles en su progreso y proporcionarles cierto grado de paz, felicidad y bendiciones, y luego llevarlos hasta el velo y dejarlos ahí desamparados. La Iglesia de Jesucristo se encarga de ustedes de este lado del velo y, si viven sus mandamientos, los llevará a través de él como si ese velo no existiera, y los conduce a través de las eternidades hacia la exaltación”.

Todas estas promesas requieren varias cosas a saber:  el bautismo debidamente efectuado, recibir el Espíritu Santo por la imposición de manos autorizadas, los varones deben recibir la ordenación al sacerdocio de manos autorizadas, debemos ser investidos de lo alto y sellados en la casa del Señor, y se debe por supuesto llevar una vida de rectitud, limpieza, pureza y servicio. Nadie puede entrar en la vida eterna sino por la puerta correcta, a saber, Jesucristo y Sus mandamientos. Jesús perfeccionó Su vida y llegó a ser nuestro Cristo, nuestro Salvador. Pero el beneficio de la expiación no puede tener su pleno efecto en nosotros a menos que nos arrepintamos. Y pongamos manos a la obra. …El Señor no convertirá las buenas esperanzas, los deseos ni las intenciones de una persona en obras. Cada cual debe actuar, debe hacer eso por sí mismo…

Mi padre caminó 7 km para bautizarse, caminó algunos km más ser ordenado al sacerdocio, caminó un poco más para ayudar a construir una capilla y tal vez para ayudar a salvar algunas almas. Pero se detuvo, se inactivó y no caminó más. No perdió el mapa, pero no lo quiso seguir usando. Muchas cosas habrían sido diferentes si hubiera obedecido lo que él mismo escribió en su Biblia. Él fue un buen ejemplo de lo que no debemos hacer.

Me encantan las enseñanzas del presidente Kimball. Dijo:

El hombre es un dios en embrión y lleva dentro de sí la simiente de la deidad, por lo que puede si lo desea, elevarse a grandes alturas”. Lo sabemos, como sabemos tantas otras verdades acerca de nuestra naturaleza divina. Sólo falta lo esencial:  hacer. Ruego que nuestro Padre Celestial me den siempre la fuerza para hacer lo que debo para tener algún día la bendición de la vida eterna, junto a mis hijos, a mi esposo a mis seres queridos, y en especial junto a mi padre. Sé que Jesucristo vive, que puede escuchar nuestras oraciones y que siempre está dispuesto a ayudarnos a realizar todas aquellas cosas que son necesarias para alcanzar nuestro propósito divino.

Se que estas cosas son verdaderas, y las comparto en el nombre de Jesucristo, Amén.